JAPC: Una suerte de espejo

Por Marta Mantecón

Una densa acumulación de formas bien perfiladas y contrastadas moldean el paisaje que sirve de hábitat a unos seres extraños, hechos de ojos, bocas y extremidades, acompañados de un sinfín de garabatos y de un afilado surtido de mensajes escritos que nos trasladan a un universo tan distópico como hilarante. Esta iconografía colorista con su disparatada y ruidosa puesta en escena pone de manifiesto la devoción del autor por las culturas urbanas y callejeras: del grafiti, el cómic o la ilustración a la literatura y el cine pasando por la psicodelia, el pop angloamericano o la bad painting neoexpresionista.

Las composiciones de Pérez Castaños, siempre crítico e incisivo, parecen asumir la lógica desquiziada y el sinsentido llevado al exceso propios de nuestro tiempo, actuando como una suerte de espejo que nos presenta, a la cara y sin filtros, esa obsesión por la presencia y esa necesidad de llenar los huecos hasta la saturación tan característica de eso que llamamos Occidente. En los intersticios, sin embargo, podemos encontrar también metáforas sutiles, aunque para advertirlas es preciso darse tiempo y recorrer cada dibujo desde una óptica más pausada, autocrítica y con un irrenunciable sentido del humor.

On top image: Jesús Alberto Pérez Castaños in the studio. Photograph by Santiago Sagredo.

JESÚS ALBERTO PÉREZ CASTAÑOS, Talking non silenced, 2016. Acrylic on Canson cardboard, 69x45 cm
JESÚS ALBERTO PÉREZ CASTAÑOS, Reality is always inssufficient, 2016. Acrylic on Canson cardboard, 80x60 cm
JESÚS ALBERTO PÉREZ CASTAÑOS, Everting is to laugh, 2016. Acrylic on Canson cardboard, 80x60 cm