Mar Solís: Espacios de acogida

Por Marta Mantecón

 

Mar Solís aborda el dibujo como un medio de comprensión del espacio mucho más eficaz desde el punto de vista expresivo. Esto se aprecia de manera especial en aquellas composiciones de tinta sobre papel en las que presenta detalles abstractos configurados a partir del gesto y la mancha, jugando con su opacidad y transparencia, como si las sombras que proyectan sus esculturas hubiesen logrado definitivamente fundir lo material con lo intangible o, siguiendo formulaciones propias de la estética oriental, como si la caligrafía pudiera ser la misma cosa que el paisaje.

La artista tiende a reproducir los trazados característicos de sus piezas tridimensionales para reforzar su proximidad con lo arquitectónico a través de distintos elementos constructivos, desde arcos y cúpulas a contrafuertes y arbotantes, o bien sugerirnos una conexión profunda con lo orgánico y lo vegetal mediante trazos que insinúan ramas, senderos boscosos o formaciones originarias de círculos concéntricos.

Sus estructuras, livianas y flexibles, parecen elevarse contra la pesantez del mundo describiendo curvas y pliegues en el aire que replican el dinamismo de nuestro ecosistema y esa no permanencia de todo lo que está vivo. Son, en este sentido, formas que evocan la naturaleza constatando su fragilidad pero, al mismo tiempo, se ofrecen como espacios de acogida, nidos o refugios, aptos para la meditación y el silencio.

 

Top image: MAR SOLÍS, Origen II, 2019. Charcoal on paper, 240 x 480 cm. ENQUIRY

MAR SOLÍS, Trazos III, 2020. Charcoal on paper, 103 x 78 cm
MAR SOLÍS, Ramas, 2019. Charcoal on paper, 136 x 126 cm
MAR SOLÍS, Cúpulas, 2019. Charcoal on paper, 120 x 86 cm