Rui Matos: Dar forma al vacío

Cuando Giacometti atravesó aquel momento de inflexión que le llevó a realizar el trasvase del modelo interior al exterior, comenzó a reducir las formas al mínimo, emprendiendo un concienzudo análisis de la relación entre materia y espacio que se tradujo en un significativo incremento de su valor expresivo. En un proceso análogo y desde un posicionamiento abstracto, Rui Matos despoja a la escultura de su materialidad para dibujar en el aire, dando forma a un vacío que se transforma en un elemento constitutivo sustancial de sus composiciones.

Los trazados filiformes de hierro pintado en colores planos, posiblemente inspirados en formas naturales, armonizan geometría y gesto adoptando distintas configuraciones y provocando que la materia acoja el espacio para hacerlo ser. El suyo es un vacío resonante que se revela dentro de cada pieza; sin embargo, poco tiene que ver con la nada o la ausencia, pues hace que las formas sean percibidas desde una perspectiva dinámica y profundamente conectada con la vida. Es un vacío que, pese a su invisibilidad e intangibilidad, está presente, igual que la materia que perfila sus contornos. El dibujo se convierte así en el vehículo generador de experiencia que se encuentra en la raíz de todo lo visible.

Untitled (231), 2019; painted iron; 129 x 155 x 22 cm
Untitled (230), 2019; printed iron; 145 x 130 x 24 cm
Untitled (232), 2019; printed iron; 150 x 65 x 25 cm